by

Complicidad legal, corrupción total.

A veces uno asume que las coincidencias de la historia son pura casualidad, que no influyen en la marcha de las cosas o en los desenlaces que se suceden en los procesos políticos. Lo cierto es que en política nada es casualidad. Y menos cuando está en juego la continuidad de un modelo de poder y control político que ha beneficiado a ciertos sectores con poder, sin importar si estos beneficios se han obtenido legal o ilegalmente.

Eso sucede actualmente, los favores tarde o temprano se pagan o se cobran. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia son producto de negociaciones espurias entre los partidos de la vieja política, algunos llegaron a sus cargos gracias al llamado rey del tenis, otros deben lealtad a sus financistas y en general, a sus patrocinadores, los otrora todos poderosos partidos Líder y PP.

¿Por qué, jueces, políticos y empresarios van atentar contra un sistema que los ha dotado de tanto poder, impunidad e infinidad de prebendas? Siendo parte del sistema, ¿por qué van a poner en peligro sus privilegios?

La votación de la Corte Suprema de Justicia representa la confirmación del nivel de cooptación en las altas esferas del Estados. No han sido los jueces los que han votado a favor del golpe de Estado “legal”, han sido los operadores políticos de los diversos sectores que componen el pacto de corruptos los que al final están decidiendo el rumbo del país, siempre a favor de la mafia corrupta que vive y se privilegia de esa impunidad.

Con esa acción la parte incomoda de la Corte de Constitucionalidad ha quedado a tiro para su desafuero. El último empuje para concretar el estado de impunidad y la cooptación perpetua por parte de las mafias enquistadas en el sistema político se ha logrado con relativa facilidad.

Es necesario recordar que es el poder el motor de toda corrupción, no la política. Y aquí, más allá de impedir el trabajo de la CICIG y el MP; el fundamento de toda esta cruzada es mantener la impunidad que les otorga el poder.

Esta élite criolla, compuesta por políticos, empresarios, militares, funcionarios públicos y miembros del crimen organizado, todos aglutinados en el pacto de corruptos, no se intimidan a la hora de demostrar su postura de clase, exponiendo su odio a la democracia y mostrando su miedo por perder el poder que tienen.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.