by

Crónica de una lucha necesaria #SeamosLuz

En una tarde con amenaza de lluvia, los vendedores de capas y banderas hacían su agosto. Poco a poco, de forma discreta centenares de personas enfilaban por las calles del Centro Histórico con rumbo al Paraninfo Universitario. Afuera la gente se aglomeraba en el estacionamiento y en las gradas del edificio, escuchando las recomendaciones que daban antes de salir, adentro había música, consignas y fiesta.

Pese a todo había cierto pesimismo entre alguno de los asistentes. Unos jóvenes que conversaban amenamente sobre la asistencia recriminaban la poca afluencia para la hora. Cómo está la situación, dijo uno, pensé que habría más gente, e insistía, es que está jodida la cosa, en serio este país va al abismo. Sin embargo, poco a poco la gente se fue sumando y desde que la lluvia se disipó la manifestación se fue haciendo más grande.

Son los indignados, dijo una señora al pasar por la unidad de hemodiálisis del IGSS. Somos le corrigió su pareja, esperando ser atendidos. Vamos de nuevo, dijo otro joven escuchaba la conversación. El sonar de los tambores de la batucada del pueblo provocaba que, desde los balcones y ventanas de las casas, la gente saliera, tomará fotos en sus celulares y conversará sobre este atrevimiento en favor de la vida.

La experiencia de las movilizaciones del 2015 estaba presente nuevamente en el espíritu de la gente, tanto de los que iban en la marcha, como en todos aquellos que seguían sus incidencias a través de las redes sociales. La indignación es generalizada. La tragedia mostro un gobierno inepto, mantenido por un pacto de corruptos que no les importa más nada, que mantener el poder y sus privilegios.

Las protestas conservan el buen ánimo. Son la esperanza ante tanto despropósito.

La distinción de la macha de ayer fue la juventud y la niñez. Había muchos jóvenes marchando en un ambiente festivo. Las recomendaciones iniciales eran evitar las provocaciones, aislar a personas que llegarán a causar bochinches y sobre todo, tener cuidado con gente encapuchada, que no tenía nada que hacer ahí. Con eso en mente, las consignas y los cantos de tambores de la batucada del pueblo, le dieron el toque al grito final #RenunciaJimmy.

Los reporteros de distintos medios se afanan por lograr la mejor instantánea de la marcha, para ilustrar portadas y reportajes al día siguiente, pero las redes sociales ganan la batalla. Miles de reporteros improvisados suben sus comentarios y videos en las redes sociales en tiempo real y pronto se convierten en tendencia y referencia de lo que realmente pasa.

La manifestación transcurre sin incidentes, en un ambiente de lucha, indignación y esperanza. Las muestras de rechazo contra el gobernante y su política son manifiestas. La petición de renuncia de Jimmy Morales, así como el despido inmediato de Sandra Jovel y Sergio Cabañas fueron recibidas con aplausos y vítores por los asistentes.

El despropósito de los diputados, que, al amparo de la tragedia del Volcán de Fuego, reactivaron el pacto de corruptos buscando impunidad, también estuvo presente en las consignas. Es una vergüenza de gente, hay que publicar sus nombres para que todos sepan quienes son y que nunca más vuelvan a ocupar puestos de elección, dijo la secretaria de la AEU en la lectura del comunicado.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.