by

El no tan alegre juego electoral

El complicado clima político del país se apodera de las elecciones y la atención, por ahora, no está en la campaña, si no en los juzgados. Sandra Torres pensó que el camino al edén estaba despejado para ella, pero resultó todo lo contrario. La señora Zury tiene el mismo padecimiento. La guerra declarada contra Aldana es otro aspecto de las maniobras más arteras que todo mundo hace en un evento lleno de hipocresías y falsedades. La lucha por el poder se ha convertido en una lucha de vida o muerte. Es una guerra, que a veces se libra sin armas, a veces con ellas, pero donde la víctima siempre resulta siendo el pueblo ingenuo que cree que el “juego de la democracia” nos brindará la oportunidad de tener una mejor vida. Lo más seguro es que los tribunales y la Corte de Constitucionalidad, al final, dará amparos a diestra y siniestra y al Tribunal Electoral tendrá que inscribir a Raymundo y a medio mundo, hasta que no se demuestre lo contrario, todos podrán se postulados. En todo este relajo, la lucha por el poder tendrá una cosa en común, los principales partidos políticos, ahora reciclados, tendrá mayores posibilidades de continuar en el poder. Eso significa que mucho de los impresentables, serán de nuevo parte de la cúpula de poder en los distintos organismos del Estado, nos gusto o no.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.