Internacional

El nuevo rol de la República Popular China

Se celebra en Pekín el XIX Congreso del Partido Comunista Chino, acontecimiento de suma importancia para el rumbo que tomará ese país en los próximos años y las repercusiones para el resto del mundo.

El Congreso definirá la configuración del Comité Central del Partido, el Buró Político y el Comité Permanente. No se cree que existan cambios de importancia en la dirigencia del país, reafirmando al presidente Xi Jinping en la conducción de importantes órganos de poder, incluyendo la Comisión Militar.

Le necesidad de proyectar fuerza en la etapa actual del mundo, hace que el discurso de Xi acaparé mucha atención, además de la afirmación del nuevo papel que tendrá China en la solución de los conflictos internacionales.

En su discurso de apertura, el presidente Xi rindió un informe de su actividad al frente del partido y de la nación, destacando que China hará mayores contribuciones a la humanidad, lo que puede interpretarse como una nueva fase del proceso de consolidación del poder global, tanto en el ámbito económico, como mejorando sus capacidades militares.

El Congreso reafirmará también la vía china al socialismo, una adaptación del marxismo al contexto y la idiosincrasia del pueblo chino, lo que implica un capitalismo social bajo el control estratégico del Partido. “Si nos desviamos del marxismo, o lo abandonamos, nuestro partido perderá su alma y su rumbo”, dijo Xi pocas semanas antes del Congreso. Para los analistas eso implica que la estructura partidaria se involucrará más a fondo en la lucha contra la pobreza y la construcción de una sociedad moderna y sostenible, para evitar las desigualdades sociales que provoca la economía de mercado.

En el ámbito económico, la tarea del partido implica reconvertir al país, instaurar una economía moderna que deje atrás la visión de China como fabrica del mundo, con mano de obra barata y con enormes problemas de contaminación. Eso implica un salto tecnológico importante y una renovación del sector público, que de como resultado la ampliación de servicios públicos, el incremento del consumo interno para paliar la crisis sistémica de los principales mercados y el freno al deterioro ambiental que sufren las principales ciudades chinas.

Se espera que en el presente Congreso prevalezca la visión de la disciplina y la línea de masas, que desde hace años gestiona el aparato del partido, con el objetivo de reducir la corrupción, generar mayor apertura, sin que el Partido pierda el control hegemónico del poder.

Sin mencionar directamente las implicaciones que tiene el papel de Estados Unidos en Asia, el líder chino dejo claro que para enfrentar los retos que tiene la política exterior, el país deberá jugar un papel más activo en la arena internacional, además de fortalecer sus defensas para evitar conflictos en sus territorios y zonas en disputa, que considera de importancia estratégica para sus anhelos de crecimiento.

Por último es importante resaltar la determinación de la dirigencia china de “derrotar todas las invasiones”, refiriéndose a los territorios chinos en el exterior, especialmente en lo relativo a Taiwán y las zonas de influencia actualmente en disputa con otros países.

En suma, la propuesta del Congreso es encontrar la fórmula para armonizar al país, diseñando un nuevo rol en la arena internacional y generando confianza en la expansión del mercado interior, para sostener el crecimiento de su economía.

En la estabilidad de dicho proyecto, radica el éxito del mismo. La China moderna, es también un asunto que asombra al mundo y hace temer a otros países, por las consecuencias que ello tiene.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *