by

Segundo mandamiento: no tomarás el nombre de Dios en vano

Ni sorpresa, ni indignación causó la propuesta del diputado Javier Hernández Ovalle para instaurar el “día de la oración nacional”. El surrealismo de dicha ocurrencia incluye que las autoridades civiles y militares deben apoyar las caminatas y concentraciones para orar en espacios públicos.

Este señor debería respetar el arraigado sentimiento religioso de la sociedad guatemalteca y no utilizar esta cuestión para su propio beneficio político. Mucho menos, contradecir la legislación que marca claramente que tenemos un Estado laico.

Su propuesta es una muestra más de la manipulación cínica y desvergonzada que hace de la fe y las creencias de la sociedad guatemalteca.

La Constitución ya garantiza la libertad de culto. Andar haciendo público y por ley las manifestaciones y creencias de la gente en nada ayudan al país. Más cuando en un estado laico se debe respetar la separación entre las iglesias y el Estado.

Este tipo de políticos, seguro que esconden algo, pues piensan que, si Dios se invoca y está de tu parte, los actos que en su nombre se hagan están justificados. Una forma tergiversada y malintencionada de aprovechamiento de la fe de las personas.

Las creencias religiosas, llamase fe, es una elección personal, propia de individuos que conviven en libertad.

Esas creencias no dependen de ninguna ley, norma o decreto que pueda surgir de un congreso de diputados cuestionados por sus actos contrarios al deber y la moral. Tampoco deben estar siendo impulsadas basándose en el poder que otorga un alto organismo del Estado.

El libre albedrío que la misma biblia reconoce, permite creer en lo que uno quiere, sin que nadie se lo imponga.

La intolerancia, en una sociedad dividida por un régimen económico excluyente, no puede ser resuelta por la invocación normativa de una ocurrencia de tal naturaleza.

Fotografías tomada de facebook

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.