by

Atrapados sin salida

Se ha dicho hasta el cansancio que Donald Trump basa su estrategia de reelección en el tema migratorio. El objetivo auto impuesto para lograr la reelección es presentar un buen resultado interno y frenar el flujo migratorio, hasta reducir a cero las detenciones de personas que ingresan irregularmente en su territorio. Lo podrá conseguir, es la pregunta.

Con la ayuda que le brinda Jimmy Morales, Sandra Jovel y Enrique Degenhart lo quiere intentar. Sabe perfectamente que este trio de funcionarios esta viviendo sus últimos meses en el poder y están dispuestos a todo, para buscar un salvoconducto que les garantice un futuro sin sobresaltos. Es una diplomacia a la inversa. El interesado no tuvo que presionar tanto, para lograr su propósito, pues aquí los lacayos salieron más avispados que el gato.

El modelo de Tercer País Seguro se aplica en Turquía actualmente. Este país recibe dos millones de refugiados a cambio de una ayuda de 6 mil millones de euros provenientes de la Unión Europea y recibe solicitantes de asilo de Siria, Yemen y otros países en conflicto del oriente próximo. Los que reciben asilo, puede viajar a la Unión Europea, lo que no, se quedan como refugiados en Turquía.

En nuestro caso, Estados Unidos ofrece 40 millones de dólares y un “incremento” en las visas de trabajo para jornaleros agrícolas. No todos los que se acojan al asilo, lograrán ingresar a los Estados Unidos pues la reforma de la ley de asilo cambió y no todos serán elegibles para acogerse a ese derecho, esto causará un incremento de refugiados económicos en situación irregular abandonados a su suerte, sin ninguna protección de parte del Estado guatemalteco.

Así se convierte el país en un rehén de la política electoral gringa, que tampoco frenará el flujo de migrantes, dado que está directriz responde únicamente a un interés político electoral y no va a las causas que provocan la migración. La imposición de políticas de subordinación al estado guatemalteco, agravará la situación socio económica del país y será contraproducente para todos, pero principalmente para los migrantes quienes asumirán las cargas del desprecio y la vulneración de sus derechos más elementales.

Nos convertimos de la noche a la mañana en un elemento más del engranaje de seguridad interior de Estados Unidos. A cambio de nada. Más bien, solo para el beneficio del ahora presidente, que busca a través de la subordinación total, apoyo para su impunidad. Lo logrará, es la pregunta.

Fotografia tomada de Nomada

Facebook Comentarios

1 comentario


  1. // Responder

    Este tema será una piedra en el camino del próximo gobierno que deberá resolver en favor del país y no de intereses particulares ya que de otra manera se incrementará la pobreza y la migración de guatemaltecos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.