by

Cosas que pasan con la buena educación

Existen límites para la libertad de expresión, pero no está claro quién los delimita. Sucede que, en la celebración de la independencia patria, alumnos y maestros mostraron su protesta por las acciones presidenciales en contra de la CICIG.  

En unas mantas, en pleno desfile, mostraron su inconformidad por las acciones gubernamentales. Lo hicieron amparados en la libertad de expresión que les asiste.

A raíz de los hechos el Ministerio de Educación abrió expediente contra el supervisor educativo, y en una bochornosa actitud, ha destituido al señor Ramón Yax Lainez de sus funciones.

De esa manera el Ministro quiere “disciplinar” a toda la comunidad educativa.

Habrá que recordarles a estos funcionarios que la libertad de expresión es un derecho que debe ser respetado y fomentado, desde el propio sistema educativo. Y que la agresión que hoy sufre Yax Lainez es, por el contrario, una afrenda a la dignidad de la persona que conculca su derecho al trabajo.

La autoridad no proviene del poder. Y ese poder, al que hoy quieren defender, tiene el tiempo contado.

Un presidente, que, por cierto, se ha ganado a pulso toda crítica que se le puede hacer por incompetente, autoritario y por sospechas que ha cometido actos ilegales en el ejercicio de su cargo y se niega a presentarse ante la justicia para aclarar su situación.  

Facebook Comentarios
Comparte

1 comentario


  1. // Responder

    Es un gobierno que no tiene rumbo pues defiende ser parte del neoliberalismo pero con posturas autoritarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.