by

De Tercer País Seguro, pasamos a un Estado de Sitio inseguro.

Nelton Rivera. Prensa Comunitaria Km. 169 año 2014

Lo sucedido en El Estor deja un panorama complejo para el futuro del país. Por un lado, el gobierno de Jimmy Morales destruye la poca institucionalidad existente para consolidar el poder de las mafias, y por el otro lado, una derecha radical que conduce la agenda política y mediática con la que marca el paso a la restauración del sistema de cooptación. En medio, el narcotráfico conviviendo con grandes empresas dentro de territorios con alta conflictividad social por el abandono y la negligencia del Estado. Todos buscan una tajada del poder en la recomposición tras la salida de la CICIG. Las comunidades rurales se convierten así en el elemento por sacrificar.

En la etapa post CICIG los poderes fácticos conducen la política, siendo la derecha más radical quién impone la agenda y neutraliza a los oponentes. En los territorios la convivencia entre autoridades locales, gran empresa, crimen organizado y militares se consolida. La cúpula empresarial busca reafirmar su fracasado proyecto económico y afianza su poder en las parcelas del Estado desde donde pueden garantizar los negocios, promoviendo nueva legislación que amarre nuevamente la preminencia de sus beneficios con dinero público. El dinero del narcotráfico es un flujo que nutre la economía local y la expansión del extractivismo requiere de seguridad, todo es un círculo vicioso con mezquinos intereses.

Lo de El Estor nadie lo vio venir, pero muchos hablaban previamente del tema a través de mensajes confusos y vinculantes. Días antes, el presidente Jimmy Morales mencionó en una entrevista de radio el tema de la empresa minera de El Estor. En esa oportunidad y a manera de reclamo dijo que la Corte de Constitucionalidad-CC- demoraba la resolución de amparos y que había una empresa que llevaba mucho tiempo perdiendo dinero, por una resolución ilegal. Días antes de esa declaración, la empresa CGN lideró una toma de la Corte de Constitucionalidad exigiendo una resolución a su favor. Ante la complacencia de las autoridades, el presidente de la CC solicitó por escrito al Ministro de Gobernación intervenir para resguardar la seguridad de los empleados de la Corte y habilitar las entradas del inmueble, dado que la toma era total. Según fuentes de prensa esa protesta fue liderada por el gerente de seguridad de la empresa.

En la zona del Estor convergen actividades legales con ilegales. Ahí se desarrolla con mayor intensidad el modelo extractivista, con empresas mineras y la expansión de la palma africana. Además, en un corredor para el tráfico de droga, con fuerte presencia del crimen organizado según dijo el propio vicepresidente para justificar el Estado de sitio. ¿Qué vinculo tiene esta situación con los hechos? ¿Por qué?, si el Ejecutivo sabe que en dicha zona se dan tareas de trasiego de drogas y existe fuerte presencia de grupos del crimen organizado, no se ha hecho nada para combatir esa situación. ¿Por qué? una patrulla militar, sin respaldo va en búsqueda de una avioneta de narcotraficantes que no se encuentra por ningún lado.

El presidente Morales al momento de anunciar el Estado de sitio mencionó que la muerte de los militares fue responsabilidad de “pseudo campesinos” y “pseudo defensores de derechos humanos”. Los hechos derivaron en una amplia campaña de desprestigio a determinadas personas e instituciones defensoras de los derechos humanos y activistas sociales, que, a través de la criminalización de la lucha en defensa del territorio, se han convertido en los enemigos del sistema dada la insistencia de utilizar la amenaza comunista como bandera de lucha. Incluso el nuevo presidente mencionó nombres concretos y lamento la tímida respuesta del Estado. Atrás de esto se encuentra la derecha, que en todos sus mensajes de odio resalta el patriotismo del “heroico ejército” su lucha contra el comunismo, un relato que busca identificar al enemigo de clase.   

Estos hechos proporcionaron una excusa perfecta y valiosa para redefinir el control del poder y la convivencia de todos los actores que buscan reconfigurar la captura del Estado. Cada quién aprovechó para llevar agua a su molino. Sirve también para marcar los márgenes de maniobra que tendrá la oposición permitida en el futuro. Todo esto se da a pocos meses de asumir el nuevo gobierno y en pleno proceso de selección de las nóminas de candidatos que conformarán las diferentes cortes de justicia en el país.

El reacomodo de poder necesita reafirmar el triunfo ideológico y el control efectivo de las instituciones para garantizar que la pesadilla llamada CICIG no se repita. La polarización social es ahora un factor que juega a favor de aquellos que quieren imponer su poder al resto de la ciudadanía a través de la fuerza. La violencia latente es parte de juego para infundir miedo. El tiempo que le queda al actual gobierno solo sirve para profundizar en la nueva estructura de dominio, evitando el desgaste que eso le puede generar al nuevo gobierno que forma parte del mismo proceso.

Sucesos como los acontecido en El Estor van a ocurrir de nuevo en otros puntos del país. El territorio es una enorme pista de aterrizaje y bodega del narcotráfico internacional. En ese portaviones llamado Guatemala existe innumerables riquezas naturales apetecidas por esa cúpula empresarial que sostiene el Estado neoliberal que reproduce este tipo de cosas. Por eso resulta imperativo, necesario y urgente en este período de transición una demostración de fuerza y contundencia ante cualquier protesta. Por ello recurren a viejos esquemas de seguridad y control ciudadano, para garantizar por medio de la fuerza el profundo viraje que dicho esfuerzo amerita.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.