by

Democracia curiosa

I

A pocos días de la segunda vuelta, algunos de los llamados empresarios de éxito se decantan por el candidato de Vamos. Están convencidos que la continuidad es la mejor forma de gestionar el modelo neoliberal vigente, pues este representa una mutación perfecta entre autoritario fascista y un estado militarista que requiere el país en estos momentos. ¿Le alcanza para ganar una elección? Es difícil saber al existir una ventaja considerable de la contrincante que, a pesar de las encuestas que se mandan hacer, persiste.

II

Hay que tener presente que gane quién gane, el verdadero sentido de la elección es ratificar el modelo económico vigente. El neoliberalismo, esa vertiente del liberalismo clásico que domina al mundo actualmente, será el ganador de la segunda vuelta. Son esos dispositivos de gobierno y políticas de mercado, que atan a los dos candidatos y fundamentalmente dan continuidad a la democracia liberal impuesta en el país. Los narcos ya hacen fiesta. La cúpula corrupta del empresariado, también. Todo el libre mercado es un eufemismo utilizado como trampa para los bobos.

III

¿De qué han servido las privatizaciones?, ¿de qué ha servido el TLC con Estados Unidos?, ¿de qué sirve que el Banco de Guatemala no pinte en nada y con eso se logre el equilibrio macro económico? Para la gente, en nada. Para los ricos, en mucho. Los dueños de un puñado de empresas privadas han hecho negocio, incluso con bienes públicos, y han sacado buena tajada de eso. Pero la pobreza, la marginación y la exclusión social está peor que antes. Es una forma barata de hacer pobreza.

IV

Esos ultras fanáticos del neoliberalismo, en su decadente postura, han invadido el terreno espiritual y construido un relato para la defensa del sistema cooptado y corrupto que se sostiene por la buena fe de los creyentes. Sus pastores más representativos se permiten sobornar a sus feligreses, para garantizarse una tajada del poder y los réditos económicos que conlleva.  Repartir bendiciones a diestra y siniestra no da acceso al cielo, pero si garantiza la aceptación del poder.

V

La cooptación del Estado está en marcha y una elección como la que se avecina no cambia nada. Consolidar esa situación es el imperativo de ambos candidatos. y en eso, los dos coinciden. Ya no más experimentos como la CICIG han dicho muy orgullosos de vociferar a favor de la corrupción y de los corruptos.

VI

Nos hemos convertido en un narco estado, vociferan unos y confirman otros, mientras se sufre en los dos lados de las clases sociales los devastadores efectos narcóticos de las sustancias que se venden y distribuyen en el país de la eterna primavera, los dineros generados permiten obtener grandes ganancias a los bancos, capital para las empresas y ganancias para los políticos.

VII

El neoliberalismo se está cargando la democracia, porque esa es su naturaleza. A pesar de que el domingo la gente votará, solo se logrará la consolidación del neocapitalismo neoliberal y la neoexplotación.  

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.