by

El MP, las elecciones y el pacto de corruptos.

Es sospechosa la intervención del Ministerio Público dentro del proceso electoral. Los argumentos dados resultan poco convincentes: “mucha inconformidad, mucho malestar en las redes sociales”, adujo el fiscal a cargo de la investigación, como motivo para su actuar de oficio.

Luego la fiscal resaltó que el MP no se pronunciará sobre si deben o no repetirse las elecciones, pero dejo la duda sobre la existencia de esa posibilidad. Se olvida la señora fiscal que el único ente para definir esto es el Tribunal Supremo Electoral.

El cotejo de los resultados se ha suspendido y entre más días pasen, el desconcierto es mayor. Con esto solo se hace el juego a los que aducen fraude. Los resultados dependen de las actas de las mesas receptoras, no del sistema de informática del TSE. Aquí la duda sobre la actuación de hoy.

La intervención del MP genera desconfianza. Además, desluce la figura de la fiscal, ya de por si cuestionada por su pobre gestión al frente de la institución.

A lo largo del proceso electoral se han presentado varias denuncias, serias y documentadas, contra los vicios del proceso y el actuar de ciertos candidatos y partidos que no han observado la ley electoral. Pero el MP ha permanecido como mucho, vigilante.

Llama la atención que durante el día de las votaciones los fiscales del MP fueron desplegados a lo largo del país para garantizar la legalidad del proceso, pero no hubo denuncia, ni acción interpuesta por dichos fiscales. Por qué ahora, y no en su momento, se interviene.

Por qué cuando hay una narrativa de fraude impulsada por los partidos que pertenecen al pacto de corruptos, se actúa con tanta diligencia. La intervención solo refuerza el discurso del fraude impuesto por el pacto de corruptos.

Las acciones de la fiscalía le hacen el juego a la gente que promueve la desestabilización y utiliza el argumento del fraude para otros fines. Consciente o inconscientemente, la fiscal no se puede prestar a este tipo de acciones.

Es más que obvio que atrás existe un plan bien orquestado por parte de la cúpula que dirige el país y que interpreta a la perfección el presidente, para desconocer los resultados y dar un golpe a la institucionalidad electoral del país. Algunos ya le llaman auto golpe de Estado, pero cuando menos, es un golpe a la institucionalidad electoral que pone el riesgo la fragil democracia.

Fotografía tomada del protal del MP

Facebook Comentarios
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.