El pequeño que da, el grande que quiere que le den.

por | abril 17, 2020

Un pequeño café bar de la zona uno, a pocas cuadras de la misma casa presidencial, organiza cada mañana una comida para personas que viven en situación de calle o se encuentran en una situación de vulnerabilidad por la crisis del Covid-19.

En el otro extremo, los que se reclaman empresarios de este país, con descaro presentaron un amparo en contra de la Superintendencia de Administración Tributaria porque les está cobrando impuestos en pleno estado de emergencia.

Los desvergonzados empresarios, no solo tienen los recursos para pagar esos impuestos, sino pretenden evadir esa responsabilidad y han solicitado ayuda al gobierno. Algunos han presionado para que todo regrese a la normalidad, sin importar que eso implique poner en riesgo las vidas de las personas.

Los que tienen, quieren más, sin importar más nada que su propio egoísmo. Los que comparten lo poco que tienen, son en realidad los héroes.