by

Estampas educativas de la independencia

A continuación, una serie de “enseñanzas” sobre patriotismo que se reproducen en nuestro sistema educativo que nos debería avergonzar a tod@s.

En pre-primaria

Una señora me cuenta, con mucho enfado, que la Miss del colegio regañó a su hijo por la forma en que llegó vestido para la celebración de las fiestas patrias. Según dice, le pidieron que llegará “vestido de indito” para celebrar la independencia. Claro que puso el grito en el cielo, siendo su primer año e hijo, nunca pensó que ese colegio fuera “tan” así. Ella protestó y dejó claro que no estaba de acuerdo con la forma que celebraran el 15 de septiembre, pero la directora le dio una reprimenda insensata. Para evitar problemas y evitar que llevaran mal a su hijo, buscó y encontró una ropa que había comprado en uno de los tantos viajes que hacen a Panajachel con su familia. Pero resultó peor el asunto. El traje era amarillo, con ribetes “típicos” que venden a turistas. El problema no fue lo moderno del atuendo, sino que era amarillo, no blanco. Según la circular del colegio, todos deben llevar camisa y pantalón blanco “al estilo de los inditos”; palabras textuales de la maestra. Ella reclamó que esos son trajes de regiones indígenas de México, no de Guatemala. Pero la directora y la maestra insistieron, que así lo quería el colegio y que “qué” iba a saber ella de “trajes típicos”, si apenas podía diferenciar el blanco con el amarillo. Quizás la confusión de todo se deba a que el colegio tiene un nombre en inglés, algo extraño para una entidad educativa y la madre un título universitario en antropología, que algo sabrá de esto.

En primaria

Una niña me cuenta que en su colegio realizan un “mercadito” para celebrar el 15 de septiembre. Cuando le pregunte ¿en qué consiste?, me dijo: “a cada grado le dicen que tienen que llevar algo para vender, a nosotros este año nos toca llevar tostadas de frijol, el año pasado fueron nachos, también de frijol”. Sin interrumpir su relato confiesa que el dinero se lo quedan los dueños del colegio, pero a los padres le dicen que lo donan para la celebración del Día del Niño comprando en el mac día feliz. ¡Ah!, dice la niña exaltada, pero nosotros (sus compañeros de grado) sospechamos que la Miss, (la propietaria del colegio), utiliza el dinero para sus operaciones de reducción de peso. Al final agrega: “lo bueno es el colegio no marcha”, con un suspiro de alivio.

En básicos

Un chico confiesa que no entiende eso de la independencia. Según sus palabras, la Miss que le da clases de sociales les pidió que confeccionaran banderas de los países de Centroamérica, para la celebración de las fiestas patrias. Pero agrega molesto; “a mí me tocó la bandera de España”. Y le pregunté a la maestra por qué hay que llevar esa bandera y me dijo que España era la “madre patria”. Entonces le pregunte ¿qué es lo que no comprendes? “Pues España fue quién nos conquistó y estamos celebrando la independencia de nuestro país, por qué tenemos que llevar esa bandera”.

En la Universidad

En los últimos años, la dirección de personal de la Universidad estatal instituyó la celebración de la independencia, y ahora en algunas dependencias eso se convirtió en “tradición” y confeccionan “altares cívicos”. Son esas tradiciones que se imponen por medio de una circular y algunos jefes acatan sin reflexionar en nada. Y luego salen a relucir sus mentalidades coloniales arraigadas, desconociendo la historia y reflejando la enajenación que existe en mentas tan cultivadas por la academia. Por eso no es extraño encontrar estampas folclóricas de “inditos bailando el son”, en algunos rincones cívicos de la Universidad.  Pero la circular de la DARH de este año es para ripley. Lean ustedes.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.