by

Guatemala debe aprender de Suecia.

Un rapero gringo de nombre $AAP Rocky se observa en un video agredir a otra persona en las calles de Estocolmo, Suecia. La policía lo arrestó y ahora se encuentra en prisión. Otro rapero llamado Kanye West intervino en favor de su amigo y llamó al propio Donald Trump para que le ayudará. Este llamó al primer ministro sueco para solicitar que Rocky fuera puesto en libertad. Pero le dijeron que no. En Suecia, el primer ministro no le puede decir al juez lo que tiene que hacer. Y entonces, Trump se mostró decepcionado. A Lofven, el primer ministro sueco, le dijo que era decepcionante.

  

Y como es su costumbre, dijo más cosas en twitter en contra de Suecia y su primer ministro.

Pero, no paso nada. Trump lo hace para ganar el voto negro. Se aprovecha de todo con tal de lograr sus objetivos, a pesar que es un racista declarado, intercedió en un asunto que no es su competencia y provoco un disgusto internacional. Aquí en Guatemala, un twitter bastó para poner de rodillas a los gobernantes de turno y a la poderosa cúpula empresarial que se jacta de tanto poder. Bajarse el pantalón, también requiere clase. Para negarse se requiere dignidad, algo que aquí no tienen ni los políticos, ni los empresarios.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.