by

La Lucha electoral y la corrupción

 El rasgo característico de las conductas actuales pasa por recurrir al miedo como un elemento de desmovilización social. Estos grupos insisten en el enfrentamiento como mecanismo para prolongar la crisis política que vive el país y por el momento llevan dicho enfrentamiento al plano ideológico, actuando en diversos frentes para frenar la lucha contra la corrupción y la impunidad, pero eso no significa que puedan recurrir a otras formas para mantener el estado de cosas.  

En esas circunstancias hay otros síntomas que se deben tomar en cuenta, como por ejemplo, el deterioro del entorno económico y la insistencia por las recetas neoliberales para solucionar la crisis existente. Los pactos que se tejen alrededor de mantener al pacto de corruptos en el poder pasan por imponer esas visiones, tal es el caso del sistema de carreteras y los préstamos que están gestionando, la propuesta de ley de inversión de las remesas que va en esa línea: reconstrucción con dinero público, pero con manejo privado.

La aspiración de vivir sin corrupción política, aun cuando es compartida por todos los sectores, no puede ser más conflictiva en un ambiente electoral. Más si la lucha previa, se dirime en los tribunales y ante los mismos jueces y magistrados que han formado parte del entramado de cooptación del Estado.

En estas elecciones se hace necesario concretar una reorientación del Estado y fortalecer su papel para que cumpla con la función de desarrollo social que impone la Constitución. Más allá de la retorica, estamos hablando de una demolición completa del estado corrupto, bajo la tutela de las políticas neoliberales que lo han hecho posible. El punto en disputa incluye el desmantelamiento de la estructura neoliberal que soporta el Estado actual y de la estructura corrupta que le da vida.

En tales condiciones, es importante comprender que se requiere enmarcar la lucha contra la corrupción, como una oportunidad para construir otras convergencias que se contrapongan a las mafias y permitan superar la fase neoliberal del actual estado.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.