by

La sociedad que asesina a sus mujeres

Hoy, no hubo bandera a media hasta en la plaza central, tampoco reunión de urgencia del gabinete de seguridad, ni pronunciamiento del ministro Degenhart, nada de nada. A pesar que fue un día sangriento, terriblemente cruel contra las mujeres, el gobierno ni se pronunció.

En menos de 24 horas fueron hallados los cuerpos de tres mujeres sin vida, asesinadas brutalmente cuando apenas tenían 23 años de edad. Sindy Mariela Pérez fue encontrada partida en dos, entre un tonel sellado con cemento. Joseline Rodríguez, estudiante de psicología de la USAC, desaparecida y encontrada muerta en una bolsa, y Catherine Shaw, la turista británica cuyo cuerpo fue encontrado en un cerro de San Juan La Laguna.

Solo en lo que va del año se han activado decenas de alertas Isabel-Claudina, en busca de mujeres desaparecidas. Más de 1,300 niñas menores de 14 años quedaron embarazadas el año pasado según el MP. Los casos de violencia contra la mujer van en aumento y se expande como plaga.

Por estas tierras la violencia es costumbre, una mala costumbre, que se encubre y se solapa, incluso desde las altas esferas públicas. (Vea el caso del jefe de seguridad de la CSJ). Una parte de la sociedad encubre los femicidios, mientras algunas autoridades se esfuerzan con tesón para que la impunidad prevalezca.

Es escandaloso dicha situación, pero como sociedad no hacemos más que escandalizarnos, sin actuar para frenar de una vez por todas estos hechos. Con el tiempo nos hemos convertido en una sociedad que permite el asesinato de mujeres, solo por el poder que brinda el placer de matar por gusto.

En qué sociedad de mierda nos hemos convertido.

Es importante corregir. El señor ministro sí se pronunció, pero mejor se hubiera quedado callado. Esto dijo.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.