by

La tecnología y el desarrollo capitalista

La tecnología es el sostén del sistema y lo mantiene a flote generando altas tasas de ganancia en medio de una desaceleración de las economías de los países más desarrollados.

Los gobiernos de las grandes potencias saben que su dominio geoestratégico es fundamental para sostener su hegemonía y, por tanto, quién domine esa herramienta marcará el destino del mundo.

AHG03. NUEVA YORK (EEUU), 03/01/2013.- El logo de Google es visto hoy, jueves 3 de enero de 2013, en la sede de la firma en Nueva York (EEUU). La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, en inglés) consideró que no hay pruebas que indiquen que Google favorece a sus propios servicios en su motor de búsqueda, aunque le pidió que abra a competidores sus patentes en telefonía móvil. EFE/ANDREW GOMBERT

Las grandes empresas tecnológicas, como Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft, son las que marcan el paso y están impulsando el crecimiento económico de los Estados Unidos y en general del sistema capitalista.

Las cinco grandes empresas de Silicon Valley facturaron 645 mil millones de dólares en el 2018, una cifra superior al PIB de países desarrollados como Suiza y en conjunto obtuvieron una ganancia neta de 130 mil millones de beneficios.

La rentabilidad de este sector es lo que impulsa las inversiones capitalistas en la actualidad. Es dinero fácil y disponible, capital de riesgo que sale a bolsa con el respaldo del Estado y es lo que estimula y le otorga liquidez al capitalismo especulativo.

Empresas como Uber, que utilizan inteligencia artificial, salen al mercado con apoyo de capitales de riesgo, sin ninguna regulación por parte del Estado y se instalan en aquellos países en donde tampoco existe control sobre sus actividades.

Amazon ha incursionado en el negocio militar, alojando datos de la CIA y gestionando software para el departamento de Defensa de Estados Unidos por valor de miles de millones de dólares.

El conflicto entre China y Estados Unidos por la tecnología 5G es otra batalla por el control hegemónico de la tecnología.

La revolución industrial se libra en dicho sector y los desafíos que eso plantea para el mundo, especialmente la relación entre los gobiernos y las grandes empresas, es de suma importancia y marcará el rumbo del futuro, orientado por quién asuma su control.

Muchas de estas empresas tecnológicas no pagan impuestos en la mayoría de países en donde obtienen utilidades y en Estados Unidos donde tienen su sede, la administración Trump les ha reducido el pago de los mismos. Eso ha provocado que 127 países en el mundo se han puesto de acuerdo para imponer y cobrar impuestos en los lugares en donde dichas empresas generan beneficios.  

Las redes sociales continúan generando importantes ganancias, basadas en algoritmos que conocen el interés de los usuarios por los datos que proporcionan, la generación de tráfico y de publicidad que venden son generados por los usuarios que proporcionan la mayor cantidad de ingresos a estas empresas. Son los gobiernos y principalmente los servicios de inteligencia los grandes beneficiarios.

La inteligencia artificial es ya un campo de batalla por el control y dominio tecnológico en su desarrollo y aplicación.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.