Las elecciones en Estados Unidos y el tema chino

por | julio 24, 2020

Por Mario Rodríguez Acosta

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos están a la vuelta y de acuerdo con los analistas el presidente Trump no las tiene todas consigo para su reelección. Los sucesos provocados por la actuación racista de la política contra Floyd y el manejo del Covid-19 han afectado el camino de la reelección.

En la actualidad hay una ventaja de Joe Biden. Pero la lucha entre los dos grandes partidos ha comenzado.

Los demócratas dominan la cámara de representantes y los republicanos al mando del senado, no dejan que la política fluya y los consensos bi-partidistas son casi imposibles.

En el equipo de campaña de Trump insisten en el tema chino, como eje central de su campaña. Sin embargo, desde el propio bando republicano se escuchan voces en contra. Con Trump en el poder, «China no puede perder» dice uno de los anuncios que The Lincoln Proyect ha generado.

De acuerdo con Steve Bannon, su antiguo consejero, la lucha contra China es crucial para garantizar la reelección de Trump en la casa blanca. El propio Bannon reconoce que las encuestas no le favorecen. Pero la llave para mejorar la percepción del votante es plantear oposición a las políticas expansionistas de China.

El editorial del diario chino Global Times dice claramente que la élite política de Estados Unidos está en pánico y mencionan incluso que los Estados Unidos ha recuperado la mentalidad de la guerra fría.

Actualmente en Nueva York se ha formado un gobierno en la sombra llamado Estado Federal de China, dirigido por Gou Wengui, un multimillonario acusado por China de corrupción y fraude.

La estrategia es similar a la utilizada por Trump contra Venezuela, proclamar un presidente interino, desconocer a la cúpula del gobierno y tratar de confiscar las inversiones chinas en el mundo que tenga vinculación con el mercado de los Estados Unidos.

China es en la actualidad el principal acreedor de la deuda gringa. Un desconocimiento de la tenencia de los bonos del tesoro, por parte del gobierno de Estados Unidos, afectaría negativamente la economía China.

Públicamente Trump ha manifestado que “los chinos quieren que me vaya” en referencia al recién publicado libro de John Bolton, ex consejero de seguridad del gobierno de Trump.

Biden por su parte ha caído en la trampa y ambos candidatos están llevando los temas de campaña centrado en el tema chino, explotando los sentimientos xenófobos que existen en los Estados Unidos.

La política exterior de los Estados Unidos está centrada en evitar a toda costa la expansión de China. El gobierno de Obama impulso la doctrina el regreso a Asia, que consistía en la contención del gigante asiático para evitar por todos los medios posibles la hegemonía china. Pero Trump la ha llevado a otro nivel, incluso pensando en una futura confrontación militar. Si eso le ayuda en la reelección, todo es posible.