by

Los herejes y la alianza cívico religiosa.

Los supuestos líderes religiosos del país montaron el día de ayer lunes un show electoral haciendo comparecer a ciertos candidatos para que confesaran en público su devoción a la familia, tal y como ellos la conciben, y se manifestaran abiertamente contra el aborto. No pudo ser más patético ver a los susodichos levantar su cartelito con el SI, para satisfacer a personajes inescrupulosos que lucran con la fe de la gente.

El espectáculo no solo fue bochornoso y decadente, también mostró los niveles en los cuales hemos caído en este país de hipócritas. Unos candidatos jurando lealtad a ideas y visiones del mundo trasnochadas con tal de ganar votos. Religiosos que tienen tan corta la idea y la obra de Dios, que se refugian cuan oportunistas en los peores representantes de la política nacional, pare redimirse de su propia ignorancia. No deberían cargar sobre Dios la vergüenza que provoca su propia incompetencia para construir un mejor país.

Nadie en el foro cuestionó a los líderes religiosos del por qué estos no pagan impuestos, o por qué no les importa la explotación infantil, por ejemplo, si realmente quieren un mejor país. Estoy seguro que sus buenas intenciones no tienen nada que ver con el bien al prójimo y el bienestar de los guatemaltecos. Estos supuestos líderes políticos y supuestos líderes religiosos convertidos en políticos, se vieron como comerciantes de la fe que solo manipulan a las personas para alcanzar unos objetivos mezquinos.

El discurso político-religioso se banaliza cuando se compromete la fe, en busca de votos, en medio de una campaña plagada de mentiras. La fe y la comprensión de Dios, es un asunto privado que cada quién lleva como puede. La política es una condición humana que debe servir para mejorar la convivencia entre los individuos. Utilizar la política y la religión, para otros fines, es poco menos que inmoral y estoy seguro que Dios escupiría en la cara de todos estos fariseos.

Las bendiciones provenientes de dónde vienen, son simplemente retorica barata que trivializa la grandeza de la gente y su fe en algo superior. Los baños de pureza, solo demuestran lo inmundo en que se encuentra ambos sectores, los políticos convertidos a fuerza del chantaje en santos, y los religiosos convertidos en políticos por la sola convicción de un poder que perpetua el horrendo paraíso que mantienen y recrean en la tierra gracias a la ignorancia de la gente.

No sé si vale la pena exponerse así, tanto a los pastores y mercadores de la política y la fe, pues a la vista de muchos, esa unión cívico religioso es más mañosa que religiosa. El infierno solo puede ser inventado por esta clase de personas, que no se inmutan frente a tanta miseria, exclusión social, violencia, narcotráfico y corrupción, mientras exhiben con impunidad y desfachatez las bendiciones que cobijan a esos nefastos personajes de la política criolla.

Los votos de las personas creyentes no deberían ir, al que jura lealtad a unas ideas impuestas a través de un chantaje, tampoco deben servir de moneda de cambio para alcanzar fines espurios. Al final todas sus acciones destruyen familias, condenan a muerte a miles de personas, no por el pecado, que no es más que un invento estútipo, sino por las condiciones que provoca un sistema político y económico injusto e inhumano. Manipular la fe, orientando a la ciudadanía para votar por determinado candidato, solo demuestra que la lealtad a ese Dios que dicen exaltar, es poco menos que una blasfemia, conociendo lo ruin que son esos candidatos y lo que han hecho a lo largo de su vida política.

Las creencias religiosas deben estar fuera de la esfera pública en un estado laico. Si insisten y no se arrepienten a tiempo de tanto despropósito, serán condenados como lo que son: herejes de los mil demonios. 

Facebook Comentarios
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.