by

Otro fracaso

El aparato mediático gringo funciona a la perfección, como un reloj suizo, sin falla.

Sucedió de nuevo, con la cumbre entre los mandatarios Kim Jong Un de Corea del Norte y Donald Trump de Estados Unidos celebrada en Vietnam.

Ambos presidentes se encontraban por segunda vez, para abordar cuestiones importantes como la desnuclearización de la península coreana y el levantamiento de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos contra ese país.

Sin embargo, no hubo acuerdo. Estados Unidos se negó a retirar las sanciones, esperando un proceso de desnuclearización final de Corea del Norte. O sea, tu cumple con tu parte, y nosotros vamos a ver después si lo hacemos.

Los 70 años de agresión de la política gringa a ese país no se pueden borrar con falsas promesas. Lo cierto es que Kim Jong Un se retiró sin lograr concesiones de su homologo norteamericano y este tampoco consiguió que Corea del Norte iniciará un desarme unilateral.

La diplomacia gringa de la zanahoria y el garrote no funciona cuando tiene un país poseedor de arsenal militar importante. Y los medios de comunicación, sin advertir el fracaso de la diplomacia, se continuaron con su campaña contra Venezuela.

Trump espera resultados internacionales para ser mostrados a nivel interno. Una victoria diplomática, puede significar una ventaja en las próximas elecciones locales. Por eso, el aparato mediático gringo juega el papel de mediador de aquellos aspectos que la diplomacia no puede solucionar o imponer.

Facebook Comentarios

1 comentario


  1. // Responder

    Interesante, lo cual demuestra que solo entre iguales puede haber dialogo y disenso. De lo contrario, el Poder se ha impuesto y así seguirá…….

Responder a olga madariaga Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.