by

Solo querían un director

Días después de la tragedia, en donde un asesino al volante arrollo a estudiantes del Federico Mora, el ministro de Educación se ha pronunciado. No habló de su solidaridad con los y las estudiantes, ni mucho menos mostró un poco de responsabilidad en los hechos. No, el Doctor Oscar Hugo López ha preferido el relato que criminaliza la protesta social, recurriendo a la falsedad utilizada tanta veces para desprestigiar a los que manifiestan; son unos manipulados. Asume que en este país, todos somos unos estúpidos y más los estudiantes bochincheros que no pueden pensar por ellos mismos.

Escuchando al ministro, quién casi exculpa al responsable y pone el derecho de locomoción por encima del derecho a la vida, se deduce que fueron muchas negligencias y la manipulación de una juventud sin norte la principal. Su alusión es el fiel reflejo de unas élites que desprecian a la juventud y denota su talante autoritario. Ahora dice que investigará a fondo los hechos, para culpar a los maestros, como siempre sucede en estos casos. Pero el accionar administrativo y los desaciertos ministeriales quién los investiga.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.