by

Tercer país en venta. #TercerPaísSeguro

Hasta donde llega la mezquindad de Jimmy Morales que con tal de quedar bien, o salir impune, ofrece convertir el país en cárcel de migrantes. Si usted no está enterado, el presidente viaja a Estados Unidos con la intensión de formalizar un acuerdo migratorio de “tercer país seguro”.

Qué significa ser un “tercer país seguro”. Los migrantes en tránsito a Estados Unidos, serán recibidos por Guatemala, mientras se tramita la solicitud de asilo, en ese tiempo el estado guatemalteco se compromete a garantizar el derecho a la vivienda, seguridad social, servicios médicos, empleo y educación. Algo que no se garantiza a los guatemaltecos.

México, una potencia económica regional, no tiene la infraestructura para convertirse en “tercer país seguro”. Pero Guatemala, no solo no tiene las condiciones, sino carece totalmente de capacidad para frenar la migración de sus propios ciudadanos que día a día salen del país en busca de oportunidades porque el sistema aquí no se los da.

Lo que pretende hacer el gobierno de Morales es un chiste. Claro que es un mal chiste. Pero el payaso, con perdón de los comediantes, le importa poco los migrantes, sus penas y sacrificios, pues lo que busca es complacer al rey del mundo para salvar su pellejo a costa del país. Él no se pone de alfombra, sino pone al país al borde del desastre, lo subasta como baratija con fines personales. Es mezquino, pero real.

Ese acto de maldad, no tiene nada que ver con las leyes y la constitución, es una actitud política personal, autoritaria y servil. Es cierto que la política exterior es facultad del presidente, pero no se trata de eso. Se trata de pactar algo que no se puede cumplir, algo que afectará a la gente y que tendrá un costo social grandísimo para el país que se convertirá en un campo de refugiados sin atención y garantías.

Da vergüenza la actitud del mandatario. Es indignate el trato que se le otorga a los migrantes y ahora, con esa actitud cínica y desvergonzada, será peor. No se da cuenta que los migrantes son los que mantienen a flote la economía del país. Bien que lo saben, pero es más la imperiosa necesidad de solventar su impunidad, que piensa que con quedar bien con Trump, obtendrá un retiro digno de rey y no la cárcel.

Facebook Comentarios
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.