by

Voto, luego existo

Hoy, la tendencia en las redes sociales la imponen los medios de comunicación que muestran a los políticos y funcionarios asistir a los centros de votación. Una colección de joyas, corruptos y demás, que hacen el llamado para votar. Es el sistema democrático que solo les ha servido a ellos, para aprovecharse del poder. Lo peor de está jornada la da alguno despistado que vota, sonríe y se siente realizado el haber cumplido con el país. Lo que pasa de aquí en adelante, le vale madre.  Los problemas del país, descontextualizados, hacen más vulnerable al ciudadano. Hoy se escoge entre dos candidatos que recibieron el visto bueno de los verdaderos electores, los poderes verdaderos del país. No pienso, pero voto. No actuó, pero voto. No protesto, pero voto. Una saludable cultura para mantener el país en la mierda.

Fotografías tomadas de Twitter.

Facebook Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.